ACTUALIDAD

La transición energética como oportunidad de inversión

Estamos viviendo un proceso de transición energética a nivel global que viene impulsado por los planes estatales que tienen por objetivo la descarbonización de la energía utilizada principalmente en la industria y en el transporte. Lograr cero emisiones netas para 2050 se ha convertido en el nuevo referente para los responsables políticos.

Una de las fuentes de energía alternativa que está ganando peso en los últimos años para acelerar el proceso de transición energética es el hidrógeno. El hidrógeno es el elemento químico más abundante de nuestro planeta. Desde 1975 hemos visto cómo la demanda de éste se ha más que triplicado, y todo parece apuntar que esto es sólo el comienzo. El uso hidrógeno como fuente de energía sustituiría a la gasolina o al diésel como combustible de automóviles, pero también podría utilizarse para la navegación y la aeronáutica.

Prácticamente la totalidad de hidrógeno producido actualmente es gris y procede, del gas o del carbón. Tan solo el 0,1% del hidrógeno mundial es considerado como hidrógeno verde al ser producido con energías renovables. Es aquí donde a nivel político y gubernamental vemos un cambio para los próximos años, ya que se está promoviendo el desarrollo de una economía basada en el hidrógeno verde. Como ejemplo, la Unión Europea ha establecido como objetivo crear oportunidades de producción de hasta 10 millones de toneladas de hidrógeno verde de cara al año 2030 y el Centro Europeo de Aceleración de Hidrógeno Verde (EGHAC) promete acelerar la producción de éste con una inversión de 100.000 Millones de euros en los próximos cuatro años.

La generación del hidrógeno verde se realiza mediante una tecnología conocida como electrólisis, que consiste en separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua a partir de fuentes renovables. El único residuo que este proceso genera es agua, que posteriormente se evapora, eliminando así por completo las emisiones de CO2. Aunque hoy todavía los costes de producción son altos, el Consejo Mundial del Hidrógeno vaticina que, si se consigue abaratar su coste, estaríamos hablando del combustible del futuro.

Desde el equipo de gestión de Welzia Management consideramos la transición energética una interesante temática a incorporar en nuestras carteras, para ello, hemos analizado las compañías relacionadas con la producción de hidrógeno verde mejor posicionadas y líderes en su sector.

Hay muchas alternativas para posicionarse en este sector y en el hidrógeno verde, tales como: empresas productoras, empresas constructoras de las plantas de electrólisis, proveedores de infraestructuras, estaciones de servicio e instalaciones de almacenamiento… El inversor tiene la posibilidad de tener exposición al hidrógeno verde a través de valores, pero también fondos de inversión y ETFs.

El Welzia analizamos el potencial de compañías como ITM Power, empresa británica que se dedica a la producción de las máquinas de electrólisis para producir hidrógeno; o Air Liquide, compañía francesa que se dedica a la producción, almacenamiento y distribución de gases, como el hidrógeno. La empresa tiene en Canadá la unidad de electrólisis para la producción de hidrógeno limpio más grande del mundo y una alianza con Engie para desarrollar un proyecto de hidrógeno verde en Francia. Ambas representan el 0,50% y el 1,20% respectivamente en la cartera del fondo de inversión Welzia Coyuntura.

Desde otro ángulo, es interesante también el desarrollo de motores que utilicen el hidrógeno como combustible. En este sentido, en el Welzia Global Opportunities tenemos en cartera a Cummins, una empresa fabricante de motores para autobuses y camiones. El pasado noviembre realizaron un día del Inversor centrado en esta tecnología, y esbozaron su plan para realizar la transmisión de motores diésel a motores de hidrógeno, que esperan que se acelere a partir de 2030.

Creemos que hay una voluntad a nivel gubernamental y los recursos económicos necesarios para que esta revolución energética en favor de energías limpias como el hidrógeno verde se materialice con el objetivo de alcanzar en 2050 cero emisiones netas. Posicionarse en las compañías líderes del futuro será clave para beneficiarse de esta oportunidad a largo plazo.

 

* Artículo completo publicado en El Independiente.

CONTACTE CON NOSOTROS