ACTUALIDAD

Perspectivas en renta fija

La renta fija es uno de los activos que mayor preocupación está causando a los inversores en los últimos tiempos; especialmente desde hace unas semanas tras el repunte de las yields de los treasuries, que han subido siguiendo unas expectativas de inflación que están en máximos de los últimos años. Esto ha llevado al treasury del 0,50% al 1,75% en los últimos 8 meses, lo que supone para algunos inversores de bonos de mucha duración, caídas cercanas al 20%.

Desde Welzia creemos que el actual repunte de la inflación es puntual y no tendrá mayores implicaciones. De hecho, es una posición que han mantenido tanto la FED como el BCE, que ven la inflación más contenida en 2022 (en Europa por ejemplo pasaría del 1,5% al 1,2%).

Realmente, el proceso de subidas de yield que estamos viviendo es un proceso de normalización, totalmente habitual cuando se sale de una recesión. El bono pone en precio un mayor crecimiento e inflación y las curvas toman pendiente.

Perspectivas en deuda soberana

Las recomendaciones de Welzia en los últimos meses han apuntado a reducir la exposición a este tipo de bonos, tanto en deuda soberana como renta fija emergente, que son segmentos de inversión donde la duración suele ser mayor.

Sin embargo, en estos niveles de treasuries, en la zona del 1,75% – 2% nos planteamos ir tomando alguna posición. Si algo nos ha enseñado la gestión de renta fija en los últimos años es que nunca se puede dar de lado a los activos de duración, que son un complemento de asset allocation en las carteras.

Perspectivas en deuda privada

Hace unos meses discutíamos internamente que los niveles absolutos, tanto de yield como de spreads de crédito, eran muy reducidos y que cualquier movimiento de duración o de ampliación de spreads podría eliminar el carry de los bonos en muy poco tiempo.

Sin embargo, nos parecía más probable el movimiento de duración que el de spreads, con un entorno económico de recuperación y de mejora de estimaciones de crecimiento del PIB.

Por eso apostábamos mejor por high yield que por renta fija emergente, por poner un ejemplo. El high yield tiene una duración más reducida y ha permitido capear mejor este pequeño temporal.

Todo ello lo reflejamos en nuestro fondo Welzia Ahorro 5, que es un fondo mixto prudente, muy flexible, donde las decisiones de Asset Allocation se complementan con estrategias cuantitativas que nos permiten reducir las grandes caídas de mercado. También en renta fija.

¿Qué tipo de deuda debe tener el inversor en cartera?

Una de las soluciones para el inversor en renta fija, durante este período ha sido invertir en bonos ligados a la inflación con el objetivo de proteger la cartera de deuda ante un aumento de los precios a largo plazo. Actualmente, nuestro fondo más conservador, Welzia Ahorro 5 cuenta con un 22,5% de exposición a esta clase de activos.

También estamos apostando por la recuperación “value” a través de las posiciones en deuda subordinada financiera, en Coco’s, o AT1. Los bancos han dado un salto en sus cotizaciones, y la recuperación económica que tenemos en ciernes, hará que se reduzcan las posibles pérdidas en sus balances. Además, los niveles de capitalización de la banca son muchísimo más altos que los que existían en 2008, cuando se produjo la gran crisis financiera mundial. Ahora, el riesgo sistémico es mucho menor.

La deuda subordinada financiera europea permite al inversor tener exposición al sector financiero europeo con unas yields entre el 3% y el 6%. Creemos en el potencial de esta clase de activo y por ello, hace apenas un mes lanzamos un fondo que invierte en este tipo de emisiones, Welzia Capital Subdebt, basado en la exitosa estrategia de gestión de nuestra SICAV Prefelicity.

Y en cualquier caso, recomendamos tener siempre una aproximación flexible y dinámica, como la tienen nuestros fondos mixtos, para poder tomar decisiones de reducción de duración o de incremento de la misma, cuando sea necesario.

 

CONTACTE CON NOSOTROS